BOLETIN FIAP
Boletín FIAP
URUGUAY

Standard & Poor’s  otorgó la máxima clasificación a República AFAP, elevándole la nota a la mayor posible: “AMP 1 MUY FUERTE”. República AFAP continúa siendo la única Administradora de Ahorro Previsional en contar con una clasificación de este tipo que ahora además es la mejor en la escala.
 
Esta clasificación la podemos definir como “novedosa” en el mundo de las finanzas, porque en general las empresas calificadoras de riesgo como Standard & Poor’s son conocidas por las calificaciones de deuda emitida por empresas, deuda soberana o productos de financiamiento estructurado, pero en este caso, con la clasificación AMP lo que hace Standard & Poor’s para emitir su opinión sobre la calidad global de la empresa es focalizarse en los aspectos de funcionamiento más que en los aspectos cuantitativos, realizando una evaluación exhaustiva sobre la calidad y capacidad del equipo gerencial, la estructura organizacional, la capacidad de administración de riesgo, la solidez financiera y los controles operativos.
 
Un aspecto importante a destacar en referencia a la gestión global es sin duda el liderazgo de República AFAP que unido a lo que Standard & Poor’s definió como un equipo gerencial muy competente, lleva a un sólido perfil financiero que permite asegurar la continuidad futura de la actividad de la empresa.
 
Las fortalezas más destacadas fueron la estructura organizacional, la disponibilidad de recursos humanos y tecnológicos consistentes con los objetivos estratégicos planteados y la existencia y aplicación de adecuados procesos operativos; además se evaluó favorablemente el Proceso de Planeamiento Estratégico que República AFAP tiene implementado y las herramientas tecnológicas disponibles para realizar el correcto seguimiento del sistema de objetivos en el que deriva anualmente ese Proceso de Planeamiento Estratégico.
 
Asimismo, destacó la calidad, el profesionalismo y la capacitación recibida por los responsables directos de los procesos de administración de activos de terceros, así como la existencia de una detallada política de inversiones sometida periódicamente a revisión y aprobación.