BOLETIN FIAP
Boletín FIAP
EL SALVADOR

 A partir del segundo semestre del año, comenzará el proceso de fusión de las tres superintendencias que fiscalizan las operaciones de los intermediarios financieros, y en donde es muy probable que sea la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), la que absorba al resto de las entidades supervisoras.
 
La idea es crear una sola superintendencia que cobije bajo sus alas las actividades que a la fecha se desarrollan en la banca, en las pensiones, en los valores y en el rubro de seguros.
Todavía no se tiene claro si habrá un nuevo funcionario que coordinará el esfuerzo de los superintendentes actuales o si uno de los ya existentes pasará a liderar a los demás. De lo que si se tiene certeza es que a mediados de este año, la fusión debe estar aprobada por la Asamblea Legislativa y puesta en marcha.
 
La presidenta del Banco Central de Reserva (BCR), Luz María de Portillo, añadió que el propósito de la fusión es realizar una supervisión de los conglomerados financieros, con base consolidada. Además, este nuevo tipo de operación permitirá un mayor control de las operaciones transfronterizas.
 
De hecho, la misión de la nueva superintendencia será fiscalizar a las empresas pero no tendrá roles normativos. En este momento las entidades norman, supervisan, ejecutan y ante ellas se apela, y se quiere tener separada la parte normativa de la que supervisa.
 
Si bien se acepta que la integración de los entes supervisores significará menores costos al tener al personal en un solo edificio o que todos cuenten con el mismo sistema informático, se recalcó que el móvil principal no es el ahorro sino adecuarse a los nuevos tiempos.
 

La idea es que cada oficina fiscalizadora tenga un grado de mayor especialización para una mejor supervisión consolidada, ya que el entorno del sector privado cambia rápidamente, y el Gobierno quiere ponérsele a la par.

Una encuesta elaborada por encargo de la Superintendencia de Pensiones señala que en general los cotizantes se desenvuelven en un entorno de incultura previsional, en el cual el ahorro no es importante porque se imponen las necesidades inmediatas y la preferencia por el consumo presente.
 
El sondeo fue realizado entre noviembre y diciembre de 2004, entre cotizantes de diferente estrato social, residentes en la zona metropolitana de San Salvador.
 

La Superintendencia de Pensiones (SPP) ha reaccionado ante estos datos, con un plan de trabajo enfocado en cinco directrices. Una de ellas es fortalecer la credibilidad del sistema. Las otras directrices incluyen acercar el trabajo de la SPP a las necesidades de los cotizantes, promocionar una nueva cultura previsional, reforzar el rol fiscalizador de la institución y lograr la diversificación de opciones de inversión para las AFP.