BOLETIN FIAP
Boletín FIAP
COSTA RICA

A cinco años de su promulgación, la Ley de Protección al Trabajador ha tenido avances tan importantes como los retos que tiene por delante.
 
En opinión de algunos expertos, la Ley sin duda reformó el sistema de pensiones del país al crear un régimen complementario al sistema de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), lo que garantiza a los trabajadores una pensión más alta cuando se jubilen.
 
En teoría, el trabajador que ha cotizado sin interrupción al IVM se pensionará con un 60% de su salario y logrará de un 15% a un 20% más con la pensión complementaria.
 
Este fondo adicional, además del de capitalización laboral, es administrado por las operadoras de pensiones complementarias (OPC).
Pero, para lograr aquella estimación hay retos trascendentales: mejorar la cobertura del sistema, crear una cultura previsional entre la gente, reducir los errores en el Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere) de la Caja -que recibe y reparte los dineros entre las OPC- y fortalecer la gestión de esas empresas.
 
En eso coincidieron el titular de la Superintendencia de Pensiones (Supen), Javier Cascante; el director ejecutivo de la Asociación de Operadoras de Pensiones (Acop), Danilo Ugalde; el gerente de Vida Plena, Alejandro Solórzano, y el director del Sicere, Aristides Guerrero.
 
Reformas a la Ley Pendientes
 
- Derogar la posibilidad de que los trabajadores reciban la totalidad de lo ahorrado en el fondo de capitalización laboral luego de cinco años de haber cotizado y que pasen a la pensión complementaria. La primera vez que se devolverán esos fondos será en el 2006.
 
- Clarificar el tema tributario en los fondos de pensiones. En este momento, no se sabe si se se debe cobrar renta a los aportes, a los rendimientos de los fondos, o al monto total cuando la gente se jubile. Igualmente, definir si los aportes a los fondos voluntarios son deducibles de renta.
 
- Clarificar el nivel de regulación que puede tener la Supen sobre el IVM. Hasta ahora solo puede supervisarlo, pero no regularlo.
 
- Incluir dentro del régimen complementario las situaciones de invalidez.
 

- Clarificar el tema de las rentas vitalicias, es decir, los planes de reparto que pueden ofrecer las operadoras una vez que el cliente se pensiona.

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) modificó el reglamento de los fondos complementarios de pensiones voluntarias.
 
Entre los cambios introducidos está la creación de un fondo en que se administren todos los contratos de pensiones voluntarias que permiten hacer retiros parciales o totales antes de su vencimiento. Eso se hará en forma separada de aquellos que no dan tal posibilidad.
 
Javier Cascante, superintendente de pensiones, dijo que se pretende crear carteras voluntarias de jubilación de acuerdo con el perfil de "maduración" (vencimiento) de los contratos.
 
La pensión complementaria es un ahorro de los trabajadores a largo plazo para mejorar las condiciones de su jubilación. En el país hay dos tipos: la obligatoria (solo en colones) y la voluntaria (existen en moneda nacional y en dólares).
 
Nuevos productos.
Otra modificación que se incorpora es la posibilidad de que las operadoras de pensiones (OPC) ofrezcan, previa aprobación de la Superintendencia de Pensiones (SUPEN), más planes voluntarios a los interesados.
 
Esos productos deben ir de acuerdo con los perfiles de los clientes según edad, cotización y riesgo.
 

Cascante dijo que los cambios no afectan a los afiliados, ya que se les respetan las cláusulas de los contratos firmados, siempre que cumplan con las condiciones de la Ley de protección al trabajador. En el caso de las OPC, deberán administrar varios fondos voluntarios, cada uno de ellos con perfiles de contratos distintos, agregó.