BOLETIN FIAP
Boletín FIAP
BRASIL

“Las empresas y las organizaciones sin fines de lucro tienen en la actualidad las mismas posiciones cuando buscan la excelencia en su gestión. Si existe alguna diferencia, si observamos debidamente, es más bien puntual y de forma que de contenido. Las corporaciones procuran llegar a la vanguardia o mantenerse en la misma, y para eso están obligadas a producir continuamente ideas originales e incorporarlas en sus procesos y productos, con miras a conquistar nuevos consumidores. Lo mismo ocurre con los fondos de pensiones y las organizaciones del tercer sector, que también deben cultivar la misma originalidad, por cuanto a su manera también están dirigidas a un mercado. Y más que todo deben aparecer como entidades confiables y atentas a las exigencias de su clientela, un contingente que en el caso de los fondos de pensiones consta ya de más de dos millones y medio de trabajadores, sin contar sus dependientes.
 
Cada cual tiene su propio desafío que vencer. Las empresas que operan en Brasil deben estar cada vez más atentas a la gestión en la medida en que enfocan sus estrategias en los mercados externos y ofrecen productos más competitivos, encontrando consumidores exigentes. Los fondos de pensiones están ya obligados a buscar la excelencia para satisfacer una exigencia básica de sus participantes, cual es la confianza en el gestor. En definitiva, en un tipo de actividad en la cual el cliente gozará del producto final, que es la jubilación, al cabo de dos o tres décadas de acumulación de las reservas, es preciso que se estructure un modelo de gestión corporativa que transmita al cotizante la necesaria seguridad a lo largo de todo el período. Y no se puede postergar la satisfacción de ese requerimiento, considerando que la previsión complementaria comienza a entrar en un nuevo ciclo de crecimiento a causa del cual se están incorporando más brasileños, que de ninguna manera pueden frustrarse en sus aspiraciones de seguridad en el futuro.
 
Para merecer esa credibilidad, una mayor cantidad de fondos están siendo certificados por instituciones nacionales e internacionales de certificación. De este modo, los fondos cuentan con un reconocimiento de la excelencia de sus procesos de gestión. Hasta ahora no es grande el número de fondos certificados, pero el hecho en sí mismo constituye una señal inequívoca de que incluso organizaciones sin fines de lucro se están reinventando para satisfacer el nuevo ambiente de mayores exigencias. Más aún, el hecho es también una evidencia clara, un fiel reflejo del enorme esfuerzo que se lleva a cabo en los últimos años en el sector de los fondos de pensión en el sentido de un mayor esmero directivo y en los métodos de control, dando sólidas pruebas de profesionalismo, ética y capacidad técnica un sistema en el cual desde hace un tiempo considerable el personal se ha mostrado seguro. Considerando los resultados altamente positivos obtenidos en el curso de las décadas y especialmente en los últimos años, en que se ha materializado un carácter nuevo y moderno de fondos de carácter legal y normativo, nuestro segmento se está mostrando a la nación como un ejemplo de calidad administrativa y excelencia de control. Es posible confirmar dicha verdad mediante un análisis efectivo y desapasionado.
 
El hecho de ir más allá de lo que exigen las normas, la segregación y el monitoreo de los riesgos de operación, legales, laborales, de mercado y de la contraparte, como lo exige la Resolución 13, es una realidad concreta en un número cada vez mayor de fondos. Para éstos, el camino consiste cada vez más en una implementación rigurosa de los procesos y una rigurosa evaluación del desempeño por segmentos. Esto en nada difiere de lo que ocurre en las grandes corporaciones, la mayoría de las cuales, por su parte, tanto en el sector público como privado, es patrocinadora de planes complementarios de previsión. En los fondos, la certificación comienza a difundirse principalmente en las áreas de inversión de los recursos que posteriormente garantizarán las jubilaciones y las pensiones; pero en la actualidad no son pocos los casos en que la certificación ya incluye la totalidad de los procesos.
 
Así, se han dado pasos importantes en el sentido de que el manejo de la rutina de trabajo esté influido por una evaluación propiciada por la observación de los indicadores de desempeño. Como resultado, los procesos de trabajo han comenzado a ser racionalizados. El trabajo en equipo se ha integrado en la actividad diaria con mucho más énfasis. Se han evaluado los resultados del conjunto del trabajo realizado y no de la tarea aislada de un área en particular.
 
En conclusión, es un considerable avance, que debe continuar. Con ese fin, la Abrapp – Associação Brasileira das Entidades Fechadas de Previdência Complementar promoverá en el 2007, por quinto año, un premio destinado a incentivar las conquistas obtenidas por los fondos de pensión en su gestión. En definitiva, las instituciones que garantizan las jubilaciones, así como el ahorro, tan necesario para apalancar la economía y crear empleo, no pueden quedar al margen de la lucha por la excelencia.