Bulgaria

Se aprueba nueva ley que reforma las pensiones

Fuente: International Update, Social Security; Asociación Búlgara de Compañías de Seguridad Complementaria de Pensiones (BASPSC).

Fecha: Agosto 2015

El 28 de julio de 2015, el parlamento de este país aprobó una ley de reforma de pensiones que aumenta las distintas edades de jubilación, la tasa de cotización, y el número de años de cotización necesarios para obtener una pensión. La ley también cambia el estado de las cuentas individuales del segundo pilar, desde obligatorias a voluntarias. Estos cambios están diseñados para hacer que el programa público de pensiones de reparto sea más sostenible; se espera que el déficit se reduzca desde un estimado de 2,4% del PIB en el 2015 a 1,2% del PIB en el 2037. Los déficits anuales del programa de reparto, actualmente en alrededor de BGN 2 millones (aprox. USD 1,12 millones), están subvencionados por el presupuesto del Estado. El empeoramiento de las tendencias demográficas del país continúa poniendo una tensión en el programa de reparto. De acuerdo con un informe del Banco Mundial del 2013, se espera que la tasa de dependencia de la población (definida como el número de personas mayores de 65 años por cada 100 personas en edad de trabajar de 15 a 64 años de edad) se duplique desde 25% en el 2011 al 51% en el 2075.

Una ley del 2012 aumentó gradualmente la edad normal de jubilación de hombres y mujeres (a 65 y 63 años, respectivamente) y el número de años de cotización necesarios para obtener una pensión a 40 y 37 años, respectivamente, hacia el año 2017. Sin embargo, no hubo aumentos para ninguna de las medidas en el 2014 y en el 2015. Por lo tanto, la nueva ley retoma los aumentos graduales desde el 2016, a un ritmo más lento (para terminar en el año 2029), e iguala la edad de jubilación para hombres y mujeres (en 65 años) a partir del 2037. A partir de entonces, la edad de jubilación estará vinculada al aumento de las expectativas de vida. A los trabajadores con aportes insuficientes se les permitirá jubilarse a los 65 años y 10 meses hasta el 2016. A partir del 2017, esa edad se elevará gradualmente a 67 años. Además, se están aumentando las edades de jubilación para las personas que trabajan en condiciones peligrosas o insalubres. Al mismo tiempo, los incentivos para permanecer en la fuerza de trabajo más allá de la edad normal de jubilación se han incrementado. Los analistas predicen que esta medida será la más cara.

Las nuevas reglas también:
•    Aumentan en un 1 punto porcentual, en 2017 y 2018,  la tasas de cotización global (empleador + trabajador) para vejez, invalidez y sobrevivencia, desde el 17,8 por ciento a 19,8 por ciento de los ingresos. Las previsiones del gobierno indican que este cambio va a aumentar los ingresos del presupuesto en un 0,5% del PIB cada año.
•    Permite a los trabajadores nacidos después de 1959 cambiarse entre las cuentas individuales del segundo pilar y el programa público de reparto cuantas veces quieran hasta 5 años antes de la jubilación. Los nuevos entrantes a la fuerza de trabajo que no hagan una elección, se asignarán automáticamente a través de un procedimiento de distribución oficial hacia uno de los fondos de pensiones universales registrados en el segunda pilar del sistema de pensiones. Los activos del segundo pilar actuales bajo gestión son de BGN 8 mil millones (aprox. USD 4,5 mil millones). Desde el año 2000, la participación en el segundo pilar ha sido obligatoria.