Nueva Zelanda

1. Introducen cambios al plan de ahorro voluntario para pensiones “Kiwisaver”
Fuente: www.ssa.gov
Fecha: Marzo de 2013

A contar del 1 de abril de 2013 se introdujeron los siguientes cambios al sistema de ahorro KiwiSaver: (i) la tasa de cotización mínima se incrementa en un punto porcentual (del 2% al 3% del salario bruto del trabajador), de modo que ahora el trabajador podrá elegir entre una cotización de 3%, 4% u 8% (al igual que los empleadores); (ii) todos los proveedores del KiwiSaver deberán proveer cierta información (sobre desempeño, retornos, comisiones, portafolio) en sus sitios web de manera trimestral (en vez de anualmente) y en forma estandarizada para facilitar la comparación entre proveedores (más de 50 actualmente).

Como se sabe, el KiwiSaver es un tipo de plan subsidiado de ahorro para el retiro que complementa al sistema de pensión universal (conocido como Superannuation) desde el año 2007. Los nuevos integrantes del mercado laboral son automáticamente enrolados en el plan, pero tienen la opción de desafiliarse. Los trabajadores son asignados a un plan KiwiSaver provisto por empleador o a uno de los 6 proveedores por defecto (los trabajadores pueden traspasarse libremente entre éstos).

2. Reporte del Tesoro plantea ajustes paramétricos al sistema de pensión universal
Fuente: www.ssa.gov
Fecha: Agosto de 2013

El 11 de julio de 2013, el Tesoro de este país emitió el reporte “Affording Our Future”, el cual aborda los desafíos fiscales de largo plazo en Nueva Zelanda.

El reporte encuentra que uno de los principales desafíos fiscales es el envejecimiento de la población (debido a la reducción de las tasas de natalidad y el aumento en las expectativas de vida). Según el informe, desde 1980 el número de personas de 65 años de edad o más se ha duplicado (actualmente son más de 600.000) y que para el 2036 este número se duplicará nuevamente. Además, entre febrero de 2012 y febrero de 2013, el número de personas que recibe la jubilación básica universal (New Zealand Superannuation, NZS), financiada con impuestos generales, creció en más de 27.000 beneficiarios (5 veces más de lo que fue el crecimiento promedio anual en la década anterior).

Para el 2020 se espera que más de 150 mil nuevos pensionados reciban el beneficio de la NZS, de modo que el Tesoro estima que el gasto por dicho concepto se incrementará desde el 4,3% del PIB en el 2010 a un 7,9% del PIB hacia el 2060.

Para ayudar a que la NZS sea fiscalmente sostenible, el reporte presenta varias opciones, dentro de las cuales destacan:

i) Aumentar gradualmente la edad de retiro desde los 65 a los 67 años de edad, o aumentarla a 67 y de ahí vincularla conforme al aumento en las expectativas de vida.

ii) Modificar el método de indexación de los beneficios, para basar desde una actualización en base a los salarios (método actual) a una basada en la tasa de inflación o una que combine a los salarios y la inflación.

iii) Introducir una prueba/test de verificación de ingresos (means test), debido a que las medidas planteadas en i) y ii) afectarían desproporcionadamente a los trabajadores de menores ingresos.

iv) Establecer que los tenedores de cuentas individuales en el plan de ahorro voluntario Kiwisaver compren una renta vitalicia con la mitad de sus saldos acumulados al momento de retirarse, y proporcionar subsidios estatales para complementar y nivelar el beneficio de las personas con menores salados acumulados.

v) Cambiar el sistema de NZS desde uno del tipo “reparto” hacia un sistema “pre-financiado” o “pre-capitalizado”.