¿Qué estás buscando?

FIAP > Linkedin > Portugal: La sostenibilidad del sistema nacional de pensiones y las mejores prácticas internacionales
16 diciembre, 2019

Portugal: La sostenibilidad del sistema nacional de pensiones y las mejores prácticas internacionales

El informe final de noviembre y el informe de la OCDE sobre los sistemas de pensiones en los países que hacen parte de la organización.
Es un informe extenso, pero que respalda con datos reales, algunos de los temas que son familiares para la mayoría de la población. En este artículo, destacamos dos aspectos que consideramos particularmente importantes para Portugal.

Envejecimiento de la población y sostenibilidad de los sistemas de pensiones

El informe identifica a Portugal, junto con Grecia, Corea del Sur, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia, como los países que envejecen más rápido. En el caso de Portugal, en los últimos 40 años, el número de personas empleadas por cada pensionista aumentó de 5 a 2.5, y se espera que aumente a 1.5 en los próximos 40 años. Esta tendencia, que es común en la mayoría de los países analizados, es el resultado de la fuerte caída en las tasas de fertilidad (número de hijos esperados por cada mujer suponiendo que sobrevive hasta el final de su edad fértil) y el aumento de la esperanza de vida promedio en los últimos años (gráfico a continuación con promedios de la OCDE). El caso portugués es aún más delicado dado que la tasa de fertilidad es solo 1.4 y una de las más bajas en la OCDE. Tenga en cuenta que, ignorando los movimientos migratorios y los cambios en la esperanza de vida promedio, esta tasa debe ser igual a 2.1 para mantener a la población estable.

10 dic afp portugal 2019-01

 

Como los sistemas de seguridad social financian principalmente las pensiones en pagos a través de las contribuciones de los trabajadores activos actuales, esta reducción en la relación activo / jubilado socava claramente la sostenibilidad de los sistemas de pensiones que no se han reestructurado lo suficientemente rápido como para abordar estos cambios demográficos.

Las reformas a la seguridad social han sido muchas pero aún insuficientes para garantizar la sostenibilidad de estos sistemas. De hecho, ha habido cierta desaceleración (e incluso retroceso en algunos países) en la reestructuración de los sistemas de protección social que aseguran los pagos de pensiones, como resultado de las presiones políticas junto con las mejoras económicas. El informe considera que las mejoras económicas a corto plazo no son una justificación para frenar o revertir las reformas estructurales que son fundamentales para la sostenibilidad a largo plazo de estos sistemas.

Uno de los puntos muy positivos para Portugal es ser uno de los seis países con ajustes automáticos a la edad de jubilación de acuerdo con la evolución de la esperanza de vida promedio. Estos ajustes buscan evitar que el aumento en la esperanza de vida promedio provoque un aumento significativo en el costo del financiamiento de pensiones.
Ejemplos de otros países hacia la sostenibilidad.

Un pequeño número de países ya ha tomado medidas firmes para reducir la dependencia de la población que cotiza en los sistemas públicos de pensiones. Ejemplos claros son Canadá, Holanda, Suiza, Dinamarca, el Reino Unido y los Estados Unidos, que ya han construido una estructura de pensiones privada (financiada principalmente por los empleadores) que puede reemplazar parte de las pensiones públicas. Otros países, como Chile y México, han ido más allá, ya que han implementado sistemas obligatorios de pensiones privadas que tienen como objetivo reemplazar por completo las pensiones públicas.

También esta Estonia, Hungría, Polonia, Eslovaquia y Suecia también han establecido esquemas en los que las contribuciones de los empleadores a los esquemas de pensiones privadas deben complementar los esquemas públicos de seguridad social.

Uno de los grandes desafíos que enfrenta estos regímenes privados complementarios y eventualmente sustitutivos es su financiamiento. En el corto plazo, deberá haber una redirección de las contribuciones de los trabajadores activos, que generalmente apoyarían los pagos de pensiones a los jubilados actuales, a fondos de pensiones privados. Por lo tanto, para que la implementación de estas medidas sea posible, se debe verificar al menos una de las siguientes tres alternativas:

  • Aumento de las contribuciones de los empleadores o empleados para continuar apoyando las pensiones actuales, así como la financiación de los regímenes de planes de pensiones privadas.
  • Limitación de salarios sujetos a cotizaciones y canalización de la diferencia a planes privados de pensiones, con la consiguiente reducción de pensiones en el pago.
  • Crecimiento de la productividad suficiente para financiar nuevos esquemas complementarios directamente.

Portugal es, en particular, uno de los países de la OCDE donde la caída de los ingresos después de la jubilación es menor (véase el cuadro a continuación).

10 dic afp portugal 2019-02

Aunque no hay comentarios sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones portugués, en nuestra opinión, la expectativa de mantener estos niveles de reemplazo de ingresos a mediano plazo no es realista y no ayuda a alertar a la población sobre la necesidad de buscar suplementos para el financiamiento de la reforma.

Recibe los newsletter de Fiap Internacional ingresa aquí