¿Qué estás buscando?

FIAP > Noticias > España: Lo normal es ir hacia una jubilación próxima a los 70
13 septiembre, 2023

España: Lo normal es ir hacia una jubilación próxima a los 70

Ante las dudas que despierta la sostenibilidad del sistema público de pensiones María Cadaval Sampedro, profesora de la USC, doctora en Economía e integrante del Foro Económico, señala como “receta infalible” para atajarlas el crecimiento económico “constante” y la mejora de la productividad. Aboga por una reforma fiscal “profunda” para recaudar más

El Banco de España dice que “será necesario” adoptar nuevas medidas para reforzar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones y en la calle no deja de circular el runrún de que el sistema está en peligro. ¿Existe un riesgo real de que las pensiones desaparezcan?

Recuerdo que a finales de los 90, cuando empezaba en la facultad, se hablaba de la crisis de la Seguridad Social, gracias a la cual se forjó el Pacto de Toledo. De manera casi espontánea en los años 2000 dejó de hablarse de la crisis de las pensiones porque el crecimiento económico permitió generar empleo, atraer inversión y tener recursos más que suficientes para afrontar las pensiones. Las dudas volvieron en 2010, cuando volvimos a tener una gran crisis económica que no solo vació la hucha, sino que disparó el gasto de las pensiones. En julio llegamos al 11,4% del PIB y parece que vamos a llegar al 15% en apenas una década. La preocupación vuelve a surgir, pero ya hemos visto que la receta infalible para no poner en duda el sistema es el crecimiento económico. Si somos capaces de situar nuestra economía en crecimiento constante y mejorar la productividad, conseguiremos los recursos necesarios para hacer frente al pago de las pensiones. Cuando se habla de la reforma del sistema, no solo entran variables objetivas, sino subjetivas, con tintes políticos. En 2011 y 2013 se hicieron dos reformas acturiales y las dos últimas, de 2021 y 2023, son sociales. Sin embargo, ninguna es suficiente si no se consigue crecer de forma sostenida y con incrementos importantes de productividad. Hay que sacar dramatismo a los titulares sobre el incremento de gasto. Estamos en una sociedad donde debemos poner en valor el incremento de la esperanza de vida, la mejora de las condiciones de salud con las que llegamos a esa edad avanzada y hacer un replanteamiento sobre el ciclo vital. Antes la gente se formaba, trabajaba y se jubilaba, y yo creo que hay que ir hacia un cambio más radical, hacia la formación continua, que es lo que les va a permitir a los trabajadores estar activos más tiempo y, por tanto, retrasar la edad de jubilación.

¿Cuánto tiempo se debería retrasar esa edad de jubilación?

No depende de una única variable. Si introducimos cambios en el modelo productivo, quizás no necesitamos muchos años de trabajo, pero si no lo conseguimos, evidentemente vamos a necesitar alguno más. En todo caso, lo normal es que vayamos a una jubilación próxima a los 70 años. Y cuando digo próxima me refiero a que habrá que distinguir los distintos trabajos y las diferencias vitales con las que la gente puede llegar a esos 70 años. Probablemente a un periodista o a una profesora de Universidad le será más fácil llegar a los 70 que a un obrero de la construcción. Necesitamos un Pacto de Toledo en serio, donde esas cuestiones se hablen de una manera clara y nítida, y se trasladen a la opinión pública- Hay que poner sobre la mesa estas nuevas realidades y sin ningún tipo de dramatismo. Lo que no podemos es dejar que las cosas pasen. Tenemos que tomar medidas a 10, 15, 20 años vista.

Lee la entrevista completa en El Progreso

Recibe los newsletter de Fiap Internacional ingresa aquí
FIAP > Noticias > España: Lo normal es ir hacia una jubilación próxima a los 70
13 septiembre, 2023

España: Lo normal es ir hacia una jubilación próxima a los 70

Ante las dudas que despierta la sostenibilidad del sistema público de pensiones María Cadaval Sampedro, profesora de la USC, doctora en Economía e integrante del Foro Económico, señala como “receta infalible” para atajarlas el crecimiento económico “constante” y la mejora de la productividad. Aboga por una reforma fiscal “profunda” para recaudar más

El Banco de España dice que “será necesario” adoptar nuevas medidas para reforzar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones y en la calle no deja de circular el runrún de que el sistema está en peligro. ¿Existe un riesgo real de que las pensiones desaparezcan?

Recuerdo que a finales de los 90, cuando empezaba en la facultad, se hablaba de la crisis de la Seguridad Social, gracias a la cual se forjó el Pacto de Toledo. De manera casi espontánea en los años 2000 dejó de hablarse de la crisis de las pensiones porque el crecimiento económico permitió generar empleo, atraer inversión y tener recursos más que suficientes para afrontar las pensiones. Las dudas volvieron en 2010, cuando volvimos a tener una gran crisis económica que no solo vació la hucha, sino que disparó el gasto de las pensiones. En julio llegamos al 11,4% del PIB y parece que vamos a llegar al 15% en apenas una década. La preocupación vuelve a surgir, pero ya hemos visto que la receta infalible para no poner en duda el sistema es el crecimiento económico. Si somos capaces de situar nuestra economía en crecimiento constante y mejorar la productividad, conseguiremos los recursos necesarios para hacer frente al pago de las pensiones. Cuando se habla de la reforma del sistema, no solo entran variables objetivas, sino subjetivas, con tintes políticos. En 2011 y 2013 se hicieron dos reformas acturiales y las dos últimas, de 2021 y 2023, son sociales. Sin embargo, ninguna es suficiente si no se consigue crecer de forma sostenida y con incrementos importantes de productividad. Hay que sacar dramatismo a los titulares sobre el incremento de gasto. Estamos en una sociedad donde debemos poner en valor el incremento de la esperanza de vida, la mejora de las condiciones de salud con las que llegamos a esa edad avanzada y hacer un replanteamiento sobre el ciclo vital. Antes la gente se formaba, trabajaba y se jubilaba, y yo creo que hay que ir hacia un cambio más radical, hacia la formación continua, que es lo que les va a permitir a los trabajadores estar activos más tiempo y, por tanto, retrasar la edad de jubilación.

¿Cuánto tiempo se debería retrasar esa edad de jubilación?

No depende de una única variable. Si introducimos cambios en el modelo productivo, quizás no necesitamos muchos años de trabajo, pero si no lo conseguimos, evidentemente vamos a necesitar alguno más. En todo caso, lo normal es que vayamos a una jubilación próxima a los 70 años. Y cuando digo próxima me refiero a que habrá que distinguir los distintos trabajos y las diferencias vitales con las que la gente puede llegar a esos 70 años. Probablemente a un periodista o a una profesora de Universidad le será más fácil llegar a los 70 que a un obrero de la construcción. Necesitamos un Pacto de Toledo en serio, donde esas cuestiones se hablen de una manera clara y nítida, y se trasladen a la opinión pública- Hay que poner sobre la mesa estas nuevas realidades y sin ningún tipo de dramatismo. Lo que no podemos es dejar que las cosas pasen. Tenemos que tomar medidas a 10, 15, 20 años vista.

Lee la entrevista completa en El Progreso