Aprobado Proyecto de Ley que Reforma al Sistema de Pensiones Chileno

Considera una pensión básica solidaria que beneficiará a quienes no tienen derecho a pensión en algún régimen previsional y, tendrá un valor de 60 mil pesos mensuales (US$ 150) desde el 1 de julio de 2009. El régimen solidario beneficiará sólo al 60% más pobre de los mayores de 65 años.

Con 107 votos a favor, la Cámara de Diputados de Chile aprobó la Ley de Reforma al Sistema de Pensiones que, entre otros aspectos, establece un Sistema Solidario de Pensiones dirigido a aquellas personas que por diversas razones no tenían derecho a pensión y a aquellos que no lograron ahorrar lo suficiente para autofinanciarse una pensión digna.

Este nuevo sistema de carácter solidario es financiado con aportes del Estado y es complementario al actual esquema de ahorro individual para pensiones, regulado en el Decreto Ley 3.500 y administrado por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Los principales beneficios del Primer Pilar son la Pensión Básica Solidaria (PBS), que no tiene carácter contributivo, y el Aporte Previsional Solidario (APS) que complementa la pensión contributiva que el beneficiario perciba.

La pensión básica beneficiará a quienes no tiene derecho a pensión en algún régimen previsional y, tendrá un valor de 60 mil pesos (US$ 120) mensuales a contar del 1 de julio de 2008; y de 75 mil (US$ 150) al mes desde el 1 de julio de 2009.

Por su parte, el aporte previsional solidario del Estado se irá incrementando cada año hasta alcanzar su valor en régimen en 2012, año en el que el beneficio cubrirá todas las pensiones inferiores a los $255 mil.

Trabajadoras mujeres

Las mujeres serán las principales beneficiarias del Sistema de Pensiones Solidarias, ya que se estima que más de un 60% de las PBS serán percibidas por ellas. Se otorgará un bono por cada hijo nacido vivo, equivalente al 10% de 18 salarios mínimos y se establecerá la separación por género del seguro de invalidez y sobrevivencia. Ambas medidas mejorarán las pensiones de las mujeres.

Este beneficio comenzará a regir una vez promulgada la ley para todas las mujeres que cumplan 65 años de edad.

También se aumenta el aporte a las cuentas de capitalización de las mujeres, producto de la separación por género del seguro de invalidez y sobrevivencia.

Trabajadores independientes

Además, se iguala la situación, derechos y obligaciones de cotización de los trabajadores independientes respecto de los dependientes. También éstos tendrán acceso a todos los beneficios del Sistema de Pensiones Solidarias, a la Asignación Familiar y podrán afiliarse a las Cajas de Compensación. Su afiliación obligatoria se alcanzará en forma gradual.

Trabajadores jóvenes

Adicionalmente, se crea un subsidio a las primeras 24 cotizaciones de los trabajadores entre 8 y 35 años que perciban ingresos inferiores a 1,5 veces el salario mínimo. Este subsidio permitirá fomentar el empleo juvenil, aumentar los empleos con contratos formales e incrementar la cobertura y los fondos previsionales de los trabajadores jóvenes. Estará constituido por dos tipos de aportes: un subsidio a la contratación equivalente a un 50% de la cotización de un salario mínimo, y un aporte directo a la cuenta de capitalización individual por el mismo monto. El subsidio entrará en vigencia 6 meses después de publicada la Ley, estimándose que beneficiará a cerca de 300 mil trabajadores jóvenes en 2009.

AFP estatal

La Cámara ratificó, además el cambio que introdujo el Senado, en orden a rechazar la norma que autorizaba a los bancos a constituir AFP. Sin embargo, en su intervención en la Sala, el Ministro de Hacienda, Andrés Velasco, reiteró que una vez que los beneficios que introduce esta ley comiencen a pagarse, en julio de este año, el Ejecutivo enviará un proyecto de ley para crear una AFP estatal como filial del BancoEstado.

Superintendencia de Pensiones

La Ley crea también una nueva institucionalidad previsional que incluye una Superintendencia de Pensiones que reemplazará a la actual de AFP. Esta repartición se encargará de la regulación del sistema previsional, incluyendo los regímenes solidario, contributivo y voluntario.

Para ello, se crea un Consejo Técnico de Inversiones que recomendará a la nueva Superintendencia la normativa específica sobre inversiones de los fondos administrados por las AFP; y el Instituto de Previsión Social, responsable de la administración del sistema de pensiones solidarias, de los regímenes previsionales que administra el INP, y de los centros de atención previsional integral.

En otro plano, se faculta a la Tesorería General para retener del empleador el equivalente a las cotizaciones previsionales adeudadas de su devolución de impuestos y de cualquier otra devolución a crédito fiscal.

Comisión de Usuarios

En el ámbito de participación ciudadana se crea la Comisión de Usuarios del sistema de pensiones que informará a la Subsecretaría de Previsión Social y a otros organismos públicos del sector sobre el funcionamiento del sistema y propondrá las estrategias de educación y difusión.

Asimismo, esta reforma entrega facultades de fiscalización y sancionatorias a la nueva Superintendencia, creando la figura del inspector delegado para resguardar la seguridad de los fondos de pensiones ante eventuales riesgos.

A su vez, se permite a los bancos y compañías de seguros actuar como asesores previsionales; y se crea el Sistema de Ahorro Previsional Voluntario Colectivo, mecanismo en el que los ahorros realizados por los trabajadores son complementados por sus respectivos empleadores, por acuerdos entre cada empresa y sus trabajadores.

Fondo de Educación Previsional

Finalmente, se aprobó la creación del Fondo de Educación Previsional que estará a cargo de la Subsecretaría de Previsión Social, destinado a desarrollar iniciativas de promoción, difusión y educación de este sistema, mediante un mecanismo concursable, estableciendo que, al menos un 60% de los fondos, deberá destinarse a beneficiarios de regiones.