Brasil

 

Fuente: Abrapp
Fecha: Diciembre 2007

Las empresas brasileñas están tomando cada vez más en serio el tema del clima y los fondos de pensiones que también están ayudando a las empresas a valorizar más la gobernanza y la transparencia en el trato con los empleados. Brasil ya es el tercer vendedor mundial de bonos de carbono después de China e India, habiendo nada menos que 168 proyectos brasileños aprobados solamente en el 2007 por la Comisión Interministerial del Clima de la ONU y el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Los fondos de pensiones son uno de los motores de ese movimiento porque han apoyado desde el inicio , en el 2006 a la versión brasileña del Carbon Disclosure Project (CDP). Este proyecto nació en el Reino Unido en 2003, reuniendo gestores de recursos, muchos de ellos fondos de pensiones deseosos de hacer valer su peso institucional a favor del medio ambiente, destinando sus inversiones preferentemente a aquellas empresas con políticas claras de reducción de gases causantes del efecto inverdanero. En el primer año, esas administradoras gestionaron US$ 4.5 billones, un monto que hoy en día ha subido a US$ 41 trillones.

En Brasil, donde ABRAPP figura como uno de los auspiciadores y casi dos docenas de asociados aparecen como patrocinadores, la adhesión fue inmediata, lo que ha resultado en el éxito del informe brasileño del CDP desde su primera edición. Una señal segura de ese éxito fue el nivel de retorno de los cuestionarios, ya que el 66% de las empresas aceptaron la invitación que les fue hecha. Ese porcentaje, conseguido en el 2006 fue sustancialmente mayor al porcentaje generalmente alcanzado por la CDP en el primer año en un nuevo país. En el 2007, la adhesión fue aún mayor, con la participación de 82% de las empresas seleccionadas.

En una reunión en diciembre pasado, se decidió llevar este éxito a otros países de Latino América con Brasil jugando un papel de liderazgo en el continente y los fondos de pensiones brasileños, una vez más, estimulando a más y más empresas con su ejemplo. Se prevé que cuarenta corporaciones en Argentina, Chile y México serán convidadas a participar, además de la continuidad del proyecto en Brasil. Además de América Latina, la CDP llegará en el 2008 a nuevos países como Corea, Holanda y España.

En Brasil con el apoyo de los fondos de pensiones el proyecto CDP también va a crecer. El Índice Brasileño de Liderazgo en Disclosure Climático (IBLDC) será creado, y al mismo tiempo, el número de empresas brasileñas convidadas a participar aumentará de 60 a 75, representando un aumento de 25% de un año al otro.

Nota del editor: El Sistema de Pensiones brasileño se trata, fundamentalmente, de un sistema de Seguro Social obligatorio de prestación definida y en régimen de reparto simple que cuenta con Fondos de Pensiones Abiertos y Cerrados.