BOLETIN FIAP
Fecha Actualización: 05/01/0107
Boletín FIAP
Según Informe de Expertos Encargado por Gobierno Chileno: “El Sistema de AFP No Está en Crisis y Funciona de Acuerdo a lo Previsible”

·Las AFP cumplen con su obligación legal y los afiliados tienen seguros sus fondos, señala el informe.

 

·El Consejo para la Reforma Previsional, encabezado por ex director de Presupuestos del gobierno de Ricardo Lagos, señala que “Para trabajadores con empleos estables, que cotizan con regularidad a lo largo de toda su vida laboral, los fondos acumulados permiten financiar pensiones cercanas a sus ingresos de actividad”.

 

·La comisión propone estructurar el sistema de pensiones sobre la base de tres pilares: un pilar solidario, un pilar contributivo basado en las AFP y un pilar voluntario. El objetivo es que los adultos mayores tengan una vida digna en la vejez.

FOTO_01
W:169
H:227
25 kbEn Chile el Sistema de AFP fue arrastrado injustamente a la contienda presidencial del 2005, y en medio de las ásperas discusiones políticas algunos expresaron opiniones muy negativas y catastrofistas. Todos los aspirantes a la presidencia hicieron sus diagnósticos y prometieron diversas cosas. La Asociación de AFP insistió con fuerza que no era prudente ponerlo como tema de campaña política, por la importancia de la previsión para millones de personas y por lo complejo y delicado del tema.

A larga, se ha comprobado que lo que planteó la industria de las AFP chilena era plenamente justificado.

Luego de asumir, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, nombró un Consejo Asesor Presidencial para la Reforma Previsional, encabezado por el ex director de Presupuestos del gobierno del ex presidente Ricardo Lagos y miembro del Partido Socialista, Mario Marcel, e integrado por un conjunto amplio de especialistas de todas las sensibilidades políticas del país. Después de un intenso período de audiencias, análisis y debate interno, dicho comité concluyó en forma categórica que “el régimen de capitalización individual creado por la reforma en 1981 no está en crisis”, y así lo señaló en su informe final.

Para los críticos fue toda una novedad; pero para quienes conocen de cerca el sistema, fue la comprobación de que se han hecho las cosas bien, y un justo reconocimiento a los atributos de este esquema en la solución del tema de las pensiones en Chile y también para muchas partes del mundo, como ha quedado más que comprobado por la exportación de las AFP a más de 20 países.

Plena Madurez

El informe de la “Comisión Marcel” destaca varios puntos relevantes, como que “el régimen de pensiones de capitalización individual creado en 1981 no ha alcanzado aún plena maduración. La mayor parte de los actuales jubilados corresponden a trabajadores pensionados de las antiguas cajas de previsión y beneficiarios de pensiones asistenciales”.

De esta forma, “de los pensionados del nuevo sistema una gran mayoría son trabajadores que se trasladaron desde el antiguo sistema a comienzos de la década del 80 y, por tanto, sus pensiones están determinadas en parte importante por el Bono de Reconocimiento”. Sólo dentro de unos 20 años el nuevo sistema habrá madurado lo suficiente como para reflejar plenamente los beneficios que obtendrán los futuros jubilados.

No Hay Tal Crisis Ni Fracaso

Fueron varios los que aprovechando el ambiente que genera una campaña política, en forma irresponsable y tratando de obtener dividendos para sus pretensiones, trataron de crear una imagen falsa del sistema de pensiones chileno y desacreditaron sus fortalezas.

Pero, qué dijo al final la Comisión Marcel: “El régimen de capitalización individual creado por la reforma en 1981 no está en crisis. Este funciona de acuerdo a lo previsible: las cotizaciones de los trabajadores dependientes se efectúan con regularidad; las AFP cumplen con sus obligaciones legales; los afiliados tienen seguros sus fondos; sólo en dos años las inversiones han producido rentabilidades negativas, y en 25 años de funcionamiento no se han producido fraudes ni ha quebrado ninguna AFP”.

“El régimen de capitalización individual como mecanismo de financiamiento no ha fracasado. Para trabajadores con empleos estables, que cotizan con regularidad a lo largo de toda su vida laboral, los fondos acumulados permiten financiar pensiones cercanas a sus ingresos de actividad”.

Aporte al Crecimiento de la Economía

Además de caminar en la dirección adecuada, dice el informe del Comité, “el régimen de capitalización individual también ha tenido efectos positivos sobre el crecimiento y el desarrollo del mercado de capitales del país. Estos efectos no se reflejan sólo en indicadores macroeconómicos, sino en realidades mucho más cercanas a las personas, como el costo de los créditos hipotecarios, los créditos de consumo y los créditos para pequeñas empresas”.

Las Exigencias por Cambios en el Mercado del Trabajo

Constatado lo anterior y teniendo a la vista tendencias más recientes del mundo del trabajo, el informe de la Comisión expone que “sin embargo, un sistema de pensiones no requiere estar inmerso en una crisis para que sea necesario reformarlo. Basta con que esté expuesto a mayores exigencias de la sociedad”.

En efecto, por efectos del mercado del trabajo, una parte de los trabajadores no ha logrado cotizar con la constancia requerida por el nuevo sistema y el rendimiento de sus aportes, pese que hasta la fecha ha superado las expectativas iniciales, no ha sido suficientemente alto para subsanar esta situación. Por ello, de seguir las cosas como están, una fracción de los afiliados obtendrá pensiones bajas por carencia de ahorro.

Cambios en 25 Años

El informe de la comisión menciona que el país ha experimentado cambios en los últimos 25 años. Entre los cambios más relevantes que perjudican la acumulación de ahorro se cuentan:

·El importante aumento de las expectativas de vida y la postergación de la entrada al mercado del trabajo remunerado por la mayor permanencia de los jóvenes en el sistema educacional. Todo ello ha reducido la extensión del período de acumulación en relación al período de desacumulación de los ahorros previsionales.

·El incremento de la participación de la mujer en el mercado del trabajo, pero con una inserción laboral más inestable que la del hombre, lo cual afecta su capacidad para acumular fondos previsionales.

·La mayor rotación laboral ha disminuido la importancia de los contratos de trabajo indefinidos, y aumentando la emergencia de empleos a plazo fijo, empleos de temporada y de jornada parcial, lo que unido a la creciente reticencia de los trabajadores independientes a cotizar se ha traducido en densidades de cotización menores a las que se preveían al momento de la reforma.

·La reducción de la importancia de la familia extendida, disminuyendo el tamaño promedio de los hogares. Junto a ello, la proporción de hogares monoparentales muchos de ellos encabezados por una mujer sola. Todos estos cambios dificultan que las carencias previsionales puedan suplirse mediante transferencias intrafamiliares.

Sistema de pensiones basado en tres pilares

El Consejo realizó un exhaustivo diagnóstico del sistema previsional chileno, identificando sus fortalezas, sus debilidades y sus desafíos futuros. A partir de este diagnóstico y de las metas propuestas, se elaboraron 70 propuestas de reforma, distribuidas en 11 áreas de trabajo.

Este Consejo propuso pasar desde un sistema dominado por el régimen de capitalización individual, a un sistema previsional capaz de equilibrar e integrar sus distintos componentes, incluido dicho régimen. Esto significa que, en lugar de privilegiar un régimen de pensiones sobre otro, o desarrollar sistemas paralelos, se propone estructurar el sistema en base a tres pilares: un pilar solidario, un pilar contributivo y un pilar voluntario. Estos pilares deben ser capaces de complementarse e integrarse para contribuir a que los adultos mayores tengan una vida digna en la vejez.

Proyecto de Reforma Laboral

El 15 de diciembre, en el Palacio de La Moneda, la Presidenta de la República firmó el proyecto de ley de Reforma Previsional, iniciativa que será discutida por el Congreso Nacional. En lo central, la iniciativa considera una Pensión Básica Solidaria, que durante el actual período presidencial llegará a 75 mil pesos; más igualdad entre hombres y mujeres; ampliación de la cobertura para trabajadores independientes; cambios institucionales en el sistema y un subsidio a las cotizaciones para los trabajadores jóvenes de menores ingresos.